El día del libro deberían ser todos los días

Este ha sido mi primer día del libro como escritora, ¡chispas!  

Ya sabéis que me gusta más una fiesta que a un niño un dulce. Cada vez que hay un “Día de…” defiendo a capa y espada a quienes lo celebran. Es más, me suelo unir a ellos, sea el día del spanking o el día del bistec y la mamada (en serio, existe. Es la contra-celebración alemana del día de San Valentín).  

El caso es que en todas y cada una de esas fiestas, en especial las que tienen mayor importancia, no falta el numeroso grupo de gente un poco amargadilla que, con voz petulante y actitud de suficiencia, suelta aquello de que «el día de la madre/el padre/la amistad/el amor/la carabina de Ambrosio deberían ser todos los días».  

Sin embargo, en el día de hoy no he escuchado esa reivindicación ni una sola vez. Ni una. Nada. Nothing. Cero.  

Es, cuanto menos, curioso.

 

Lo bueno

 

He estado en el puesto de la librería Cronopios firmando libros durante una horita en Pontevedra. Me lo he pasado genial, he vuelto a casa con las manos vacías (de mis libros), he tenido la oportunidad de charlar con lectoras a las que no conocía de redes sociales, y he recibido un montón de preguntas de cuándo salen Diagnóstico del deseo (ya lo tienes disponible en Amazon) o Ardiendo en papel, y cuándo público Latidos de lujuria.

No puedo pedir más, ha sido un día redondo…salvo los diez primeros minutos en que no se acercaba nadie, ¡que han sido eternos!

 

He comprobado lo importante que es la portada de un libro para una primera impresión (Carolina Bensler, hemos hecho un buen trabajo), que hay lectoras más allá de las redes sociales, que hay mucha expectación por Latidos de lujuria y que el amodio por el Dr. Erik Thoresen es generalizado.

 

Me ha llamado la atención que un lector se acercara al libro por la portada, le diera la vuelta y quedara enganchado con la sinopsis, y al preguntar de qué editorial era, se quedase muy sorprendido al saber que era autopublicada. Le he explicado resumidamente de qué se trataba, y se llevó marcapáginas para hacerme publicidad, ¡pero no compró la novela! Ha sido divertido.

 

Desde aquí le doy las gracias a Mercedes por cederme un huequecito en el puesto de Cronopios. Junto con Cinania, son mis librerías fetiche de la ciudad.

 

Después he recorrido la feria como lectora, he comprado un libro para cada uno de mis hijos, un regalo, y un par (o cuatro) para mí. El ambiente era magnífico. La plaza de la Herrería en Pontevedra estaba a rebosar, una música alegre acompañaba en todo momento, brillaba el sol…¿qué más se puede pedir?

Estaba tan contenta que he pensado: «ojalá fuera así todos los días».

 

Lo no tan bueno

 

Este pensamiento me ha quedado vueltas en la cabeza, porque hace poco leí un artículo sobre una encuesta del CIS sobre la lectura que decía que uno de cada 3 españoles no había leído ni un solo libro en el último año. La verdad es que los datos dan un poco de miedo.

 

Casi un 40% de los españoles no ha leído ni un solo libro en el último año. Un 28% de 2 a 4 libros, un 9% de 5 a 12 libros y tan solo un 5,5% ha leído más de 13 libros. Tú que me lees probablemente entras en estas dos últimas categorías, pero que sepas que somos unos bichos raros. Y claro, me salta la vena cínica al pensar que qué puedo esperar de un país que lleva con 17 ediciones de Gran Hermano (VIP) o 9 de Mujeres y hombres y viceversa.

 

No. ¡Me niego a pensar que este es el panorama cultural de nuestro país!, pero las cifras no nos engañan. Están ahí para quien quiera consultarlas. Quería echarle la culpa a la piratería, pero es que la mitad de la población tampoco ha pisado un museo, o una biblioteca…y éstas últimas sí son gratuitas.

 

Ir al cine es caro, de acuerdo. Lo sé, porque me encanta ir y suelo comprar entradas para el día del espectador de una semana para otra para no quedarme tiritando, pero los libros no lo son. Y aunque lo sean, son para toda la vida. Tengo mis Papeluchos conmigo, de la gran autora chilena Marcela Paz, desde que tenía 7 años.

 

Cualquier día puede ser el día del libro

 

La industria está de capa caída pese a que todo el país vibre en este día en concreto, de manera que estaría bien celebrar con libros en otras ocasiones: cumpleaños, aniversarios, graduaciones, despedidas…cualquier día puede ser el día del libro. Y sin motivo, mejor que mejor, porque ¿qué hay mejor que el perderte entre las páginas y evadirte con la buena literatura? Como escritora he disfrutado como una enana la firma de ejemplares de Radiografía del deseo en este día del libro, y por supuesto que debe celebrarse por todo lo alto,  pero como lectora me he preguntado qué es lo que falla para que el día 23 de abril todo el mundo se vuelque a la calle aunque solo sea a curiosear…y durante el resto del año cada vez se cierren más librerías.

 

Tenemos las cifras, ahora solo falta hacer ver lo que te aportan las distintas lecturas, fomentar desde todos los frentes de la educación —escolar, familiar, de los pares…—que los libros son valiosos, un bien en sí mismos y por lo que significan. Que se respete el trabajo de los escritores y se apoye su esfuerzo. Que más allá de la fecha señalada, que para mí ha sido maravillosa, no lo puedo negar, el movimiento, la energía y la creatividad que destila de las calles repletas de gente bicheando entre los libros sea, quizá sin tanta efervescencia, cosa de todos los días.

 

Espero que hoy hayas encontrado el libro de tus sueños, o el que te quite el sueño, o en el que vivas un sueño.

No te quedes hasta (demasiado) tarde leyendo, que mañana es lunes.

Mil besos,

Mimmi.

 

 

Para celebrar el día del libro, queda inaugurado desde hoy un pequeño rincón del blog donde podréis obtener mis novelas a un precio estupendo. Te invito a que te des una vuelta. Por ahora solo está Radiografía del deseo en formato PDF, pero pronto subiré otros archivos y tendréis material no disponible en ninguna otra plataforma.

 

Envía https%3A%2F%2Fmimmikass.com%2Fdia-del-libro%2F por email
Javiera Hurtado Written by:

4 Comments

  1. 24 abril, 2017
    Reply

    Bonita reflexión y alegato a favor de la lectura.
    Por cierto… ¿cómo que amodio por Erik? Yo lo que siento es amor absoluto!!!! ? Gracias por tus maravillosos escritos. El día del libro es posible gracias a vosotros los escritores que nos proporcionáis buena lectura.

    • 24 abril, 2017
      Reply

      ¡Mil gracias, Arola! Un placer verte por aquí. Hay a quien le cuesta un poco pillarle el punto a Erik, pero coincido contigo: amor total y absoluto. ¡ A seguir trabajando y escribiendo! Mil besos.

  2. Noemí
    24 abril, 2017
    Reply

    Justo ayer mientras intentaba pasear por Rambla de Catalunya con todos los puestos y la gente mirando y comprando me preguntaba lo mismo que tú. Aunque también quisiera saber, cuántos de los libros que se vendieron ayer serán leídos.
    Me alegra que todo te fuera bien ayer y disfrutaras tanto.
    Un beso

    • 4 mayo, 2017
      Reply

      Hola, Noemí. Así es. Hoy vi un Twit un poco sarcástico que decía justo eso: “Señores, la feria se acaba, pero las librerías siguen abiertas todos los días”. Un beso enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.