Literatura erótica en el Erosporto: una experiencia distinta.

Hoy vengo a contarte que he llevado la literatura erótica hasta Portugal. Sí. No me he vuelto loca. Cuando me propusieron incluirme en el proyecto para dar unas charlas en el Salón Erótico de Oporto, no me lo pensé. Tener la compañía y el apoyo de Vanessa Pazos, Juan González y Erea Devesa era el mejor de los alicientes, y no se me escapaban las implicaciones en adquirir no solo experiencias y aprendizajes, sino también visibilidad como escritora, que nunca viene mal.

Digamos que fuliteratura erótica charlas sábadoe todo bastante rápido, y aunque siempre me jacto de trabajar bien bajo presión, me entraron los siete males al ver que tenía mucho por contar, poco tiempo para prepararlo, y cierto pánico escénico que no recordaba desde mis primeros años como alumna de medicina. Vivir para ver. Que me de más nervios una ponencia sobre literatura erótica que una en un congreso para subespecialistas de la medicina.

Las semanas pasaron volando, mis tripas se sumían en una escalada de nervios que tenían a la pobre Vanessa frita a wasapines, pero por fin acabé la presentación. ¡Y había quedado preciosa!

Así que, armada de mi flamante Power Point lleno de novelas e imágenes sugerentes, y traducido al portugués por obra y gracia del Vikingo (desde aquí, muito obrigada meu amor, ¡no sé que haría sin ti!), me planté en el Exponor, el enorme centro de convenciones de Porto. Qué sitio tan ENORME. ¡Y cuantísima gente!

Tras recoger el pase de ponente sin ningún problema, Claudia Simón, de la organización del evento, me condujo hasta la zona de charlas. Rapidito, porque empezaba en media hora, y la experiencia me ha enseñado que la tecnología no me quiere, y siempre sale algo mal. Aún así, alcancé a ver un par de espectáculos de sexo en directo, muchas tiendas de temática erótica, y algunos bares pequeñitos repartidos por el lugar. En ese momento me hubieran venido bien un par de gintonics, pero…botella de agua y nada más. Que luego me pierdo.

Carla, la encargada de la zona de charlas, me dice que no me preocupe, que aunque a la anterior charla no asistió NADIE, seguro que la mía interesa más. Ay madre. Me da la taquicardia. ¿Y si no viene nadie? Además, me dice con toda la amabilidad del mundo que NO HAY ORDENADOR. Mis coronarias hacen un pequeño espasmo, pero no importa. Erea viene con el suyo y están a punto de llegar. Sangre fría, Mimmi.

Pero, como he dicho antes, la tecnología me odia. La tranquilidad que  había ganado al ver que la sala se llenaba poco a poco, se evapora al ver que los técnicos no son capaces de conectar el ordenador a las pantallas. Me desanimo un poco al comprobar que algunas personas empiezan a marcharse y tomo una decisión. Indico a todo el mundo que se acerque al estrado y giro la pantalla del portátil hacia ellos. Respiro hondo, saludo, y me lanzo a dar la charla en mi deficiente portugués-brasileiro. Pero la gente me sonríe y asiente. ¡Me entienden!, así que empiezo mi viaje. Porque vamos a hacer un viaje.

 

 

Empecé la charla lanzando una pregunta, ¿por qué leemos literatura erótica? Caras sorprendidas, miradas al de al lado. Pobres, creo que no se lo esperaban, pero estuvieron de acuerdo en todas las razones que expuse, y que extraje de este post. Me encanta que la gente participe, e incluso hubo una chica que leyó un extracto de unos de mis relatos en voz alta. Que, por cierto, sonaba precioso en portugués.

Después continuamos con el viaje en sí, con un repaso muy rápido por todos los títulos clásicos relevantes, empezando por Safo de Lesbos.

 

 

Títulos que me parecen imprescindibles, no siempre fáciles de conseguir: El Carmina Priapea, Lisístrata, El arte de Amar, o El satiricón. Un repasito a la literatura erótica árabe en la Edad Media. Entre otros muchos. Pero, ¡corre, corre, corre!, que los problemas técnicos nos han dejado solo treinta minutos de charla y falta más de la mitad.

 

 

Estoy feliz porque hay personas entre el público, ¡que está tomando apuntes! A toda velocidad, en una galopada furiosa, recorro títulos como El Decamerón de Bocaccio, la obra pornográfica italiana que destruyó el Papa Clemente VII (la Iglesia y los librocaustos, ¡ya se sabe!). No puede faltar Fanny Hill, escandaloso por retratar a una mujer, la narradora, disfrutando del sexo sin consecuencias físicas o morales graves, lo que es un soplo de aire fresco. Y la obra principal del Marqués de Sade, un adelantado a su tiempo, pero que debe leerse desde la perspectiva del siglo XVIII. Flaubert y Boudelaire en el siglo XIX más romántico, Von Masoch y su Venus de las pieles en extremo más descarnado.

Llego al siglo XX y cometo un error. Como me queda poco tiempo, pido disculpas y cambio al español. Un par de personas se levantan y se van, le siguen otras dos. ¡Mierda!, me alegro de haber traducido la charla, porque al menos los que se quedan tienen una guía. Voy bastante rápido mientras cito a Bataille, Anaïs Nin, Henry Miller, Marguerite Duras, Emanuelle Arsan, Vargas Llosa, Almudena Grandes, Valérie Tasso y Robin Schonne. Y entonces…

 

 

Una persona que se había levantado se vuelve a sentar, hay risas incrédulas y alguna exclamación de sorpresa cuando enumero los datos de la trilogía de E.L. James. Cincuenta sombras de Grey ha significado un revulsivo en el mundo de la erótica, le pese a quien le pese. Hago un repaso por las autoras que han seguido su estela: Sylvia Day, Jodi Ellen Malpas, Megan Maxwell, y abro un debate interesante sobre la transversalidad del erotismo en otros géneros. ¿Tiene la literatura erótica un papel como herramienta educacional? ¿No? ¡Preguntadle al porno! ¿Somos críticos con los mensajes que nos trasmiten algunas lecturas? Veo cabezas que asienten, expresiones de estar de acuerdo conmigo. ¿Algunos de ellos? Descompensación entre el protagonista masculino y femenino. Sexo coitocentrista, centrado en el placer del hombre. Traumas psicológicos y sexuales que justifican las elecciones sobre el sexo, acompañadas de culpa, y que precisan de una redención…, conductas BDSM mal entendidas. Es necesario trabajar la profundidad de los personajes, pero ¿Es necesario que exista un pasado negativo y desgarrador en torno a lo sexual?

 

 

Y, oye, para ir terminando, que hace ya un rato que las próximas ponentes han llegado, y que para eso soy escritora erótica, me dedico una “diapositiva de gloria”. ¿Cuántas veces me lo habéis escuchado? ¡Sexo positivo y alejado de estereotipos, por favor!

 

 

Me he pasado cuatro pueblos con el tiempo, pero ya. He terminado. Mi diapositiva final desata muchas risas, y la gente se marcha. Me quedo con una sensación genial en el cuerpo y una sonrisa tonta, mientras tomo conciencia de la música atronadora, de la cantidad de gente y de que Vanessa, Juan y Erea están ahí, apoyando. ¡GRACIAS!

 

 

Ahora sí que me merezco ese Gintonic…y aunque nos faltó la foto de grupo, al menos quedaron estas para la posteridad.

Mil besos,

Mimmi Kass

 

 

 

Si te ha gustado este post, recomiendo que leas también El estado de la erótica, y 7 buenas razones para leer erótica.

Y si te apetece experimentar una lectura erótica distinta, puedes atreverte con mi saga En cuerpo y alma.


“Radiografía del deseo trasciende el género erótico para entregarnos una historia actual, realista y que cala hondo en el lector. El mundo de la medicina mostrado desde dentro, el choque brutal de las idiosincrasias de los protagonistas contra la atracción y el deseo inevitables, y el marco incomparable de Chile y Noruega“.

Tienes el primer capítulo, El retorno, y el segundo capítulo, Residentes, disponibles en el blog. Si lo prefieres, puedes leer el extracto gratuito disponible en Amazon. También tienes aquí las reseñas.

“No permitas que tu corazón se transforme en piedra”. Una historia que se meterá bajo tu piel.

 

Ya está disponible la esperada segunda entrega de En cuerpo y alma. En Diagnóstico del placer, el erotismo y las emociones se profundizan. Tras el éxito conseguido con Radiografía del deseo, best seller en ficción erótica, la autora nos entrega una historia donde los límites se hacen difusos y los protagonistas enfrentan a cada paso el desafío de abandonar sus zonas de confort.

Tienes el primer capítulo, La cruda realidad, y el segundo, El procedimiento, disponibles en el blog. Si lo prefieres, puedes leer el extracto gratuito en Amazon.

“Que alguien no te ame como tu quieres, no significa que no te ama con todo su ser”.

 


Ardiendo es la novela romántica erótica, con más de un toque de thriller, publicada bajo el sello editorial HQÑ, de Harper Collins. La mezcla perfecta entre erotismo y suspense, los maravillosos paisajes de Galicia, y el fascinante y cruel mundo del fuego. Puedes leer el prólogo y el primer capítulo, El diablo del fuego, aquí en el blog. También puedes leer el extracto disponible en Amazon. Ardiendo está disponible en todas las plataformas digitales de Harper Collins Ibérica.

 

Envía https%3A%2F%2Fmimmikass.com%2Fliteratura-erotica-erosporto%2F por email

¿Quieres participar en mi Círculo sensual?

Suscríbete a mi blog y no te pierdas, nada...
Javiera Hurtado Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *