Más allá del Velo

Antes de comenzar, quiero advertir que yo no escribo reseñas. Cuando leo un libro, lo que busco es que me genere sensaciones, que no me deje indiferente, que sea capaz de desconectarme del mundo y permitirme unas horas de evasión.

Estreno este rincón del blog con Más allá del Velo  de Silvia Barbeito (Ed. Pàmies – Phoebe)

¿Por qué este libro?

Es una buena pregunta, porque en el expositor del V Congreso de Literatura Romántica de A Coruña se hacía difícil elegir. Pero como yo soy muy visual, (por si no os habéis dado cuenta ), los colores de su cubierta me llamaron la atención tanto como la refulgente cabellera rosa de su autora.

Más allá del Velo

Eso me hizo darle la vuelta en busca de lo siguiente en lo que suelo fijarme a la hora de elegir mis lecturas: la sinopsis. En ella leo las palabras Mitología celta y si tenía alguna duda, se volatilizó.

Porque las tenía, lo reconozco. No suelo ser lectora habitual del género paranormal, todo lo que me suene a fantasmas o vampiros me genera cierto arrugamiento de nariz.

Comienzo la lectura en diagonal, con suspicacia o incluso con reticencia, pero a las pocas páginas me doy cuenta de que estoy saboreando las frases. Sí. Saboreando. Porque no es la típica prosa en estacato tan de moda últimamente en el género romántico y erótico.

Los protagonistas

Diana me suscita curiosidad. Desde luego no tiene el humor habitual de los personajes femeninos que se encuentran en romántica, y se agradece, porque además me permite empatizar mejor con ella y empiezo a identificar mis propios arranques en sus reacciones.

Aparece el maromo. Aidan. ¡Me encanta el juego de palabras entre los nombres! Su apellido me dice su origen y he de reconocer que tengo una enorme debilidad por la Éire, así que ahí tenéis otro valor añadido. Un irlandés.

Entre ellos se produce una montaña rusa de sentimientos que gira en espirales y caídas vertiginosas de tiras y afloja, y de malos entendidos hasta que de manera irremediable terminan juntos, pero de un modo muy…peculiar.

Es cierto que a veces las reacciones de ambos dan ganas de abofetearlos, pero forma parte de su encanto. ¿Quién no ha cometido locuras o hecho tonterías por culpa del amor?

Los secundarios

La constelación de personajes secundarios, dos femeninos y dos masculinos, en torno a los protagonistas, está muy bien construida. Son complejos y muy dispares, complementan la historia sin robarle protagonismo a la trama principal, pero dejando muchas ganas de conocer más de ellos. En especial de, digámoslo así, mi debilidad en este libro: Niall.

Además de que lleva el nombre de uno de mis personajes favoritos de la tradición irlandesa, donde se mezclan realidad y leyenda con unos límites muy difuminados ( Un pequeño resumen de la historia aquí), que se haga semejante descripción de un dios del sexo pero que te dejen con las miel en los labios hace que la expectación se dispare a límites insospechados. Reconozco que me he quedado con muchas ganas de conocer más de sus faéricas capacidades en Velo de Silencio. Ya os contaré.

El entorno

No puede haber lugar más bucólico y mágico que los bosques de Galicia. Otra debilidad más. Se puede reconocer el carácter de la gente en los distintos personajes: la retranca, el humor algo retorcido y la calidez… una vez que superas el recelo inicial. Sientes que caminas entre los árboles  y percibes la magia en las distintas escenas. La mitología celta encuentra en buen asiento en los paisajes que se relatan en el libro, y conocerla de antes me ha ayudado a distinguir los muchos guiños que la autora  hace y que quizá, si no estás familiarizado con la terminología, pueden pasar desapercibidos. Parte del encanto.

El ritmo y la trama

Mitología celtaEn general tiene un ritmo rápido, con mucha acción. El enigma que se plantea al inicio otorga mucha intriga a la primera mitad del libro. Hay un momento en el que por fin se va a desvelar el papel que juegan las chicas en todo el torbellino de sucesos inexplicables y que van a hacer tambalear todo su mundo tangible, que te quedas sin uñas. Quizá se prolongue la agonía en exceso, pero es el momento cúspide.

También encontramos luchas encarnizadas con seres sobrenaturales y contra los sentimientos. Risas por situaciones absurdas alternadas con momentos de congoja por la suerte de los protagonistas. Momentos de disfrute sensual, aunque también en los que te dan ganas de asesinar a los personajes. Y por supuesto, hay magia. No sólo por la química en las parejas que se forman, si no por la aparición de verdaderos seres mitológicos que se van mezclando con lo cotidiano de tal manera que el hecho de que un hada lleve unos pantalones vaqueros o un alto sacerdote celta coma unos ravioles con carne, sea algo de lo más normal.

Erotismo

No puedo evitarlo. Siempre lo miro con lupa en todo lo que leo. En este caso hablamos de una novela romántica, por lo que el erotismo es un condimento de la historia y no un elemento principal, por más que yo me imaginara a Niall como un empotrador de otra dimensión. La autora trata las escenas con mucho mimo, con un lenguaje cuidado y ardiente, y lo mejor… tiene una escena memorable de beso francés, que de verdad recomiendo para abrir el apetito.

Conclusión

Es un libro que me atrapó, bien escrito, y que me dejó con ganas de más. Dentro de poco tendré en mis manos Velo de silencioque al parecer va a saciar mis ganas de  Niall, alias «Campanilla» y también de Nutella. Ya os contaré.

¿Lo recomiendo? Sí. Sin dudarlo. Te encantará si te gusta la romántica paranormal con más que un toque de intriga.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.