Octubre: mes por la sensibilización sobre el cáncer de mama

 

¿Hay algo más erótico en el cuerpo de una mujer que sus pechos? No lo creo. Pregúntale a cualquier hombre, creo que estará de acuerdo conmigo.

Más tiran dos tetas que dos carretas.

Pero, ¿las conoces?, ¿las cuidas? ¿Sabías que la primera causa de muerte de la mujer por cáncer en España es, precisamente, el cáncer de mama?

Este 19 es el día mundial del Cáncer de Mama, y Octubre, el mes internacional por la sensibilización sobre este diagnóstico, lo que me ha inspirado a escribir este post.

Os sorprendería saber la cantidad de mujeres (hombres ya ni os cuento) que ni siquiera denominan de manera correcta esta parte de su cuerpo, así que voy a empezar con una clase de anatomía femenina básica.

areola- pezón-octubre-cancer-mama

En esta figura, vemos unos de los puntos erógenos y erotizantes por excelencia. El nombre correcto de la zona plana que rodea al pezón es AREOLA (y no aureola, como en tantas ocasiones he leído; sí, en novelas eróticas también), que tiene unas pequeñas glándulas con la misión de mantener hidratado y libre de infecciones la zona, es la encargada de cubrir el pequeño músculo  responsable de la erección del pezón, y  también tiene una enorme cantidad de terminaciones nerviosas, de modo que en vez de tirarse directamente al dulce que rodea, es muy recomendable tocarla y estimularla, haciendo “sufrir” un poquito al pezón. ¿Acaso no os doy buenas ideas?

autoexploración-mama-octubre-cancerPor otro lado, es importante conocer también esta división que clínicamente ayuda a la exploración mamaria. ¿Por qué?

Porque la prevención es el mejor tratamiento.

Seguro que la conocéis, pero os dejo aquí un link sobre autoexploración mamaria para que vigiléis vuestras bellas lolas, porque si eres como yo y ya te empiezas a encaminar hacia los cuarenta, (es decir, ya tienes más de treinta) deberías explorarte de manera metódica al menos una vez al mes. El equipo de breastcancer.org  lo cuenta mucho mejor que yo, pero me gustaría destacar algunas cosas:

—Aunque seas joven, y lo veas muy lejano, aunque no tengas antecedentes familiares y seas más sana que una manzana, HAZLO: la razón, hacer de ello un hábito te permitirá conocer la normalidad de tus pechos y diferenciar bien cuándo hay algo que va mal.

—Elige siempre el mismo momento de tu ciclo menstrual: la razón está en que los pechos cambian bajo el influjo de las hormonas, a muchas se nos hinchan en la semana premenstrual, nos duele mucho e incluso podemos palpar pequeñas irregularidades que son normales. Personalmente, lo hago cuando se termina mi periodo. El fin de la roja es un buen recordatorio de que debo hacerlo y ya han recuperado su paz, así que para mí es un buen momento.

—Sigue un método y haz siempre lo mismo: la idea no es darle un par de magreos, sino  hacer una autoexploración exhaustiva que sirva para algo. Yo utilizo el momento justo antes de meterme en la ducha, mientras se calienta el agua. Cubre todas las área pensando en la división en cuadrantes que os he dejado arriba y no olvides apretar el pezón y ver si sale alguna secreción.

—Si encuentras algo raro: consulta. Aquí no vale la política del avestruz. Si descubres cualquier asimetría nueva: un nódulo, aumento de las venitas, una zona con piel de naranja, enrojecida o aprecias secreción que sale de unos pezones, no vale decir: ya iré mañana o la semana que viene al médico, pide cita ya, porque puede ser cáncer de mama.  

¿Estoy exagerando?

Aquí tenéis algunos datos.

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres occidentales. Si bien es cierto que en comparación con otros países europeos, España tiene unos datos un poco más favorables en mortalidad y en incidencia (número de casos diagnosticados al año), eso no quita que cada año, 25.000 mujeres reciban la terrible noticia. ¿No te parecen muchas?

Una de cada ocho mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida.

¿Cuántas sois en tu familia entre madres, hermanas, cuñadas o hijas? ¿Cuántas sois en vuestra pandilla? Mira a tu alrededor. Podrías ser tú.

¿Se puede prevenir el cáncer de mama? Desgraciadamente, hay poco que hacer, sobre todo si existe la papeleta de los antecedentes familiares, pero sí hay factores protectores que son conocidos y basados en la evidencia científica: Hacer ejercicio físico, evitar el sobrepeso y la obesidad, especialmente en el momento de la menopausia y evitar el consumo de alcohol. Hábitos de vida saludable, hasta aquí, nada diferente de lo indicado en cualquier prevención de enfermedad.

Pero hay cosas más específicas. Como no todas tenemos la nefasta genética en este aspecto de Angelina Jolie , que se sometió una doble mastectomía profiláctica antes de los cuarenta años de edad, (leed el artículo del New York Times, vale la pena) no tenemos que ser tan drásticas, pero sí hay cosas que tenemos que hacer, aunque duelan.

Mamografía: básicamente, es una radiografía en dos proyecciones de la mama y que es la prueba principal para un diagnóstico precoz. Las indicaciones entre los 50 y 65 años son claras: es recomendable hacerse una cada año, o cada dos años según indicación de tu ginecólogo, que tendrá en cuenta diversos factores de riesgo. También está claro que bajo los 45 años de edad y sobre los 69, no existe ningún beneficio en hacerse esta prueba, por lo que no está recomendada ni siquiera “por si acaso” ya que no hay que olvidar que aunque muy pequeña, conlleva radiación. El grupo de debate está entre los cuarenta y los cuarenta y cinco años, en que se haría sólo  en caso de alto riesgo (por ejemplo, mutación genética comprobada).

En caso de que en la mamografía salga algo raro, seguramente haya que hacer más pruebas, como una ecografía o una biopsia, pero lo bueno de todo esto es que lo más probable es que si no tienes síntomas, será un diagnóstico precoz y eso siempre significa un mejor pronóstico.

En resumen, vamos a ser responsables y prevenir el cáncer de mama:

—A partir de los veinte años (si antes, mejor): autoexploración una vez al més.

— A partir de los 25 años: revisión anual y exploración por un especialista (otra razón, además de la citología, para ir a ver a tu ginecólogo)

—A partir de los cuarenta y cinco: empezar a preguntarse si es preciso una mamografía, y saber que a partir de los cincuenta, será una cada año o cada dos años.

Show-your-strap-breastcancer-MimmiKassPor último, contribuyo con esta foto a la campaña #ShowYourStrap for Breast Cancer  y os animo a participar también; enseñando la tira del sujetador, por supuesto, pero sobre todo, haciendo la donación de algo menos de tres euros para la investigación sobre el cáncer de mama.

©Mimmi Kass.

Mimmi Kass Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.