Razones y sensaciones: la pincita prodigiosa. WeVibe 4

Sí, pincita prodigiosa. Les pongo nombre, soy así de friki. El visitante de la copa de cristal de este post es muy especial. Respecto al ratoncito del que hablaba hace algunas semanas, es un aumento sustancial en la complejidad. Pincita-prodigiosaTenía la idea de ir poco a poco, pero los mensajes privados que recibí tras la entrada anterior que se interesaban por  el uso de juguetes en pareja, y en cómo tentar a quien tienes al lado para disfrutar de incluir un tercero a batería, me animaron a elegir la pincita. Este es otro modo de disfrutar de a dos, porque el beneficio es para ambos. Siempre lo es, pero en este caso, de una manera más directa.

Disclosure: no, de nuevo, ni un euro. No es promocionado por la marca, ni por ninguna web, y lo hago por el puro altruismo de mi corazón.

  1. FORMA Y DISEÑO

A parte de que es precioso, con líneas elegantes y un acabado satinado debido a la silicona médica de primera calidad que da gusto tocar, la forma de pinza obedece a la razón para la que está diseñado: estimulación interna y externa (con matices, como podréis ver un poco más adelante). PuntoG-ClitorisEl extremo más estrecho se introduce en la vagina y se apoyará directamente sobre el punto G. La gracia que tiene es que dicho extremo, ¡oh, si!, vibra. Y por su posición, también estimula el pene una vez has sido penetrada, así que el placer es para los dos. El extremo más grueso se apoya sobre el clítoris. Esto es muy importante: hay mujeres que tienen dificultades para llegar al orgasmo a través del sexo penetrativo porque no reciben una estimulación adecuada en el clítoris, pues esta pincita es una buena manera de salvar ese obstáculo.

Otros modelos de WeVibe tenían la desventaja de que la unión entre ambos extremos podía ser demasiado estrecha y clavarse, pero en este modelo dicha unión es más plana, en forma de cinta, y no molesta.

   2.   MANEJABILIDAD

Dos palabras: control remoto. Como es obvio, cuando lo estás usando no queda muy accesible, así que es muy útil contar con un mando a distancia para que tú o tu pareja toméis las riendas. Tiene  10 niveles de intensidad y 10 modos de vibración. Los modos en ráfagas o descargas en comparación a la estimulación continua son una experiencia curiosa, sobre la intensidad… más adelante os contaré una pequeña anécdota.

Un plus respecto a cómo hacer funcionar la pincita: lo del control remoto puede ser tan remoto… como que tu pareja WeConnect-WeVibeesté al otro extremo del mundo. Esta es la razón por la que me he demorado en subir el post. En serio. Tiene una aplicación para el móvil que, si lo instalas tú, y tu pareja, permite disfrutar del juguetito en solitario, pero bajo los comandos de la otra persona a miles de kilómetros de distancia. ¿Veis las posibilidades de esto? Como alguien que, debido a los trabajos de ambos, pasa bastantes días lejos de su pareja, se agradece que haya un elemento más para enriquecer el sexo a distancia. Sexo a distancia, sí. Pretendo dedicar un post entero a este tema, al que creo que no se le da la importancia necesaria hoy en día. Pero ya me estoy yendo por las ramas…

En esta horrible foto de la pantalla de mi móvil, veis que se divide en dos mitades, numeradas del 1 al 10. Los colores azules muestran el modo de vibración en ondas. Puedes moverte entre los diez tipos de vibración con solo mover un dedo sobre la pantalla táctil, y además, puedes regular la intensidad de cada motorcito por separado, en este caso mayor en el clítoris (externo, pantalla superior), y menor sobre el punto G (interior, pantalla inferior). Una experiencia deliciosa: ponerte el We Vibe, conectarte por Skype, charlar tranquilamente con tu pareja, y que ésta puede ver por webcam lo que te generan sus comandos a través del móvil. O llevarlo puesto, y sin previo aviso, tu pareja, a miles de kilómetros de distancia, lo active. O, previo calentamiento con un poquito de sexting, te entren ganas, y te lo pongas… bueno. Creo que las posibilidades son infinitas.

    3.   POTENCIA:

El tamaño limita, claro, pero son bastante potentes. Como ya os he dicho, la intensidad se regula con el mando a distancia o con el móvil. Cargador-controlAquí os cuento una anécdota: es algo muy personal, pero hay que tener en cuenta que una estimulación demasiado intensa puede que genere un cambio en la sensación, por ejemplo, que empieces a sentir unas cosquillas insoportables, que te de un ataque de risa a carcajada limpia y tengas que detener el encuentro porque el momento hot ha sido sustituido por un momento de risas cómplices y cachondeo, tener que apartar el juguete para otro momento, y seguir al estilo clásico. Sólo por ese recuerdo, la pincita se ha transformado en uno de nuestros juguetes favoritos.

Como ya sabéis, la razón es que se carga con corriente eléctrica, pero esta vez, el sistema es diferente. Trae una cajita de aspecto tecnológico, donde lo colocas. No tiene ningún conector, es cerrado por completo, así que es sumergible. Imaginad… un jacuzzi, una bañera caliente, la piscina… ¡qué ganas de veranito me han entrado, asi de repente!

   4. VERSATILIDAD

Ya sabemos cómo ponerlo en marcha. Tenemos una idea de cómo usarlo. Ahora, vamos a darle a la imaginación. ¿No os sugiere nada la forma de pincita? Ponedlo a vibrar y probad a deslizarlo por el cuello, hacia arriba, y coged el lóbulo de la oreja. Después, hacia los labios, uno por cada extremo. Ahora, hacia los pechos. wp-1457908173253.jpg Seguro que ya se os había ocurrido: un buen pellizco en los pezones, aderezado con un aumento en la potencia de la vibración. Recorrer la piel sensible del interior de los brazos. Seguir hacia el sur, y ejercitar la creatividad, por ejemplo, con pequeños pellizquitos a lo largo del pene en erección. ¿Ah, que estábais pensando en el sexo femenino? También, claro. Pero la gracia es sacarle partido al juguetito, y no hay que ser acaparadora. Lo bueno es que esta parte de los prolegómenos puede ser recíproca. Aunque esté pensado para situarlo en la mujer ¿por qué no recorrer el cuerpo de tu pareja antes? Quid pro quo, y todos ganan. Es una premisa del sexo.

   5.   ALGUNOS APUNTES AÑADIDOS        

¡Primicia! Esta vez, voy a incluir la opinión desde el punto de vista masculino. No os voy a contar lo que le he prometido al Vikingo a cambio de su intervención en el post, pero involucra cocinar carne medida en kilos, y a mí de rodillas. (No a la vez, a ver qué os estáis pensando, pervertidos).

He aquí sus palabras, transcripción literal.

«Yo soy básico. Y muy visual. En lo primero que pensé al ver el juguete fue que un extremo iría delante y otro detrás: vaginal-anal. Mimmi me aclaró la posición correcta, pero mi versión queda pendiente de experimentar. Una vez aclarado eso, en faena, la sensación es muy agradable. Sientes el interior más estrecho, como en una doble penetración. La vibración es buena, pero es mejor a baja o media potencia y con un ritmo intermitente. Si es a todos gas y continuo, adormece y eso corta un poco el rollo, así que: modo intermitente y potencia 3-5, como mucho, 7. Una cosa importante, si usas condón, mejor añadir un poco de lubricante, porque tira bastante. Me preocupaba que se rompiera por la fricción. A pelo no supone ningún problema. La aplicación a distancia es la ostia, da mucho de sí. El control remoto es preciso y fácil de usar. En resumen: muy recomendable.»

 Tenía ganas de matizar, pero le he prometido que no modificaría ni una coma, así que ahí tenéis una opinión 100% Vikingo sin censurar.

Cosas importantes. Repito lo que ha dicho el Vikingo sobre la lubricación: recordad que para los juguetes es mejor siempre usar uno que sea compatible, en base a agua. En este caso, es recomendable usarlo sobre todo si se usa preservativo, para que no haya ningún riesgo de que se rompa por la fricción con el juguete. Siento ser tan prosaica, pero es fundamental, sobre todo si las cosas se ponen calientes y hay mucho… entusiasmo de por medio.

No añado nada más. Si tenéis dudas o queréis aportar algo, vuestros comentarios son bienvenidos. Si os ha gustado, ha servido, o al menos, os ha sacado una sonrisa y piensas que le puede interesar a alguien más, ¡comparte! Ya estoy pensando en el próximo juguete, si os apetece alguno en concreto, acepto sugerencias.

Con cariño,

©Mimmi Kass.

Envía https%3A%2F%2Fmimmikass.com%2Frazones-y-sensaciones-la-pincita-prodigiosa-wevibe-4%2F por email

¿Quieres participar en mi Círculo sensual?

Suscríbete a mi blog y no te pierdas, nada...
Javiera Hurtado Written by:

3 Comments

  1. Gwen
    14 marzo, 2016
    Reply

    A mí la app móvil me desespera. Se desconecta a menudo la conexión entre móviles, que es lo que otorga control a quién tu desees, y el otro a distancia pierde la posibilidad de modificar el ritmo sin que se le notifique de ninguna manera, cortando mucho el rollo. Lo suplimos usándolo para jugar en público, conectando el Webive directamente a su móvil.

    Por lo demás es una maravilla la pinzita, a solas y en pareja.

    • 14 marzo, 2016
      Reply

      ¡Gwen! Qué maravilla verte por aquí y contar con una mente privilegiada como la tuya. Muy bueno el aporte que haces respecto a utilizarlo para jugar en público, por supuesto que me lo anoto, aunque me pregunto si el ruido del motorcito exterior no será demasiado elevado.Aunque, pensándolo bien, eso quizá añada aún más morbo a la situación.

      Respecto a lo que comentas sobre que el Bluetooth se desconecte con frecuencia, a nosotros no nos ha pasado porque, si estamos juntos, usamos el control remoto. La app móvil la reservamos para cuando estamos lejos y no nos ha dado ningún problema. Habrá que investigar más al respecto, y añadiré tu comentario a la reseña. ¡Muchas gracias por pasarte y dejar tu anotación!Un beso gigante.

  2. Rebeca
    16 marzo, 2016
    Reply

    Ejém, gracias, por todo! No quiero repetirme! xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *