Un relato sobre una escena cotidiana en una pareja que muestra cómo la pericia y la perseverancia, a través de pequeños gestos, puede dar la vuelta a una actitud pasiva – agresiva a la hora de enfrentar una situación de tensión y enfado. Hay que jugársela. Hay que trabajar el amor.