Un año de autoras: Laura Sanz

Laura Sanz

Laura Sanz  es la genial protagonista del mes de febrero de Un año de autoras. Si aún no conoces de qué se trata la iniciativa, te invito a  leer el post con el que empezó todo.

¿La razón? Todas conocéis mi debilidad por los vikingos tatuados, de manera que los hermanos Landvick se han convertido en mis segundos protagonistas escandinavos favoritos —Laura, ¡tendrás que perdonármelo!— después de los Thoresen.

 

Recién terminada La culpa de Till, tercera y última entrega de la trilogía, este #UnAñoDeAutoras tenía que ser para ella y sus noruego/alemanes.

Antes de seguir con el entusiasmo nórdico, primero quiero hablaros un poco de cómo veo yo a Laura Sanz. Nunca sabrás de qué color llevará el pelo en su próxima foto, aunque el corte pixie moderno y transgresor no falle. Bromista y divertida, algo gamberra, martirizando con amor a su querido Paco y orgullosa de su familia felina. Así la veo yo.

 

Siempre viajando de una presentación a otra, de un evento a otro, con una sonrisa y mucha chispa, aunque no le falten palabras duras y afiladas como cuchillos cuando el momento lo requiere.

Debo confesar que es una de las pocas escritoras a las que sigo de cerca, y no solo porque me gusten sus vikingos. Laura derrocha simpatía por los cuatro costados y es un ejemplo a seguir en redes sociales: comparte contenido de calidad, nos muestra sus novedades, y no duda en ceder sus espacios para recomendar a otras autoras, veteranas o más actuales.

 

Escritora autopublicada, levanta bien alto el pabellón Indie, ya que acaba de proclamarse como Mejor Autora Nacional 2017 de los Premios Rincón Romántico, y su novela La historia de Cas, Mejor Romance Actual Nacional.

Me enorgullece saber que, con lo que está cayendo en la autopublicación por culpa del caso Carter-Hoff, escritoras como Laura Sanz dejan bien claro lo que es ser una autora que decide arriesgarse sin el respaldo de una editorial y mantener una calidad magnífica.

 

He querido hacerle un par de preguntas a Laura Sanz, y ha dicho cosas muy interesantes, que dan para reflexionar…

MMK: ¿Qué crees que necesita el género romántico para superar los prejuicios que lo envuelven?
LS: Unos cien años (se ríe). Si ya vamos por detrás (como país) en todo… imagina en la Romántica. Mientras sigamos siendo un país donde predomina el machismo, incluso entre las mujeres, el género romántico erótico no despuntará y será considerado siempre de segunda, como las mismas mujeres.
Las críticas más aceradas las he recibido de mujeres, no de hombres.
MMK: ¿Qué podemos hacer para que esto cambie?
LS: Evitar que sigamos alabando ciertos comportamientos “machistas” en las novelas (y no te hablo de por ejemplo, en una novela medieval donde el protagonista ata a la mujer a la pata de la cama, esto tiene rigor histórico)… Hablo de ciertos comportamientos (y no solo sexuales, también violentos) como si fueran “perdonables”. Te doy una bofetada pero como luego te digo que te quiero… todo es bonito otra vez.
Muchas novelas se publicitan como “la mayor historia de amor jamás escrita” y luego la lees y te das cuenta que hay una vejación tras otra y es siempre de él a ella. Y al final se casan!!!! Bien!!!! (Modo irónico “ON”). Las lectora son cada vez más jóvenes y esto hace mucho daño.
Lo triste, es que muchas editoriales apuestan por este tipo de novela, porque venden muchísimo. Y si el protagonista es más tierno o es más blando, mola menos porque no mete caña. 
MMK: Respecto a nosotras como escritoras, que solo triunfamos en el género romántico, porque en el resto es de predominio masculino. ¿Qué necesitamos para conseguir visibilidad?
Pues te voy a decir algo terrible… pero si te has dado a conocer escribiendo romántica, no esperes ser reconocida en otro género como negra, histórica…, nadie te va a tomar en serio, estás estigmatizada.
Voy a poner un símil horrible (te prohibo que lo utilices): es como las actrices porno que quieren triunfar en Hollywood haciendo pelis “normales”. Imposible. Su pasado las perseguirá por siempre.
Aquí es parecido. Si quieres destacar en otro género mantente alejada de todo lo que se asocie con el corazón. Por ejemplo, El tiempo entre costuras es claramente una novela romántica, pero la editorial la vendió como “Narrativa”. Si no hubiera sido así, jamás hubiese llegado tan lejos
Está claro que es mi opinión y como todas totalmente subjetiva y quizá ni siquiera tenga razón... son pensamientos que me rondan.
MMK: Y sin embargo, el género romántico es el más vendido y sostiene a muchas editoriales a través de sellos considerados menores. ¿Qué opina de esto una autora autopublicada como eres tú?
LS: Pues tú misma lo has dicho. La romántica es lo que da dinero y vende más ¿por qué? Porque la puede leer todo el mundo, es fácil (esto no es despectivo) se comprende bien. Una novela romántica la puede leer desde una ingeniera aeronáutica a una mujer que no tenga el graduado. El público es amplísimo. No pasa lo mismo con otros géneros, considerados más prestigiosos, como la novela histórica, negra o fantástica, que, sin embargo son más difíciles de vender.
Las editoriales publican novelas como churros en digital porque no les cuesta nada, y saben que es un win-win. Se vende todo, lo bueno y lo malo. En romántica, digo
Al final, las editoriales (con alguna excepción), que deberían ser un filtro depurador, son como Amazon donde todo vale.
El otro día hablaba con una autora que va a sacar novela con una editorial y me decía que ni siquiera estaba ilusionada de volver a publicar con ellos porque antes publicaban una media de 50 novelas románticas al año, pero ahora una media de 300, ¿cómo narices iba a destacar ahí?  Al menos, siendo autopublicada, también se publican 400 novelas o más al mes de romántica y es difícil destacar, pero es todo tuyo.

 

Da muchísimo que pensar, ¿verdad?

Mil gracias a Laura por participar en la iniciativa. Le deseo todo el éxito del mundo para este año 2018, que no puede empezar mejor, y espero seguir con el único título que tengo pendiente de ella, La chica del pelo azul, que estoy segura de que disfrutaré mucho.

Con cariño,

©Mimmi Kass

 

 

 

 

Te invito a conocer mis novelas de la trilogía En cuerpo y alma. Un cardiocirujano noruego, una residente de cardiología con un origen completamente distinto, y el mundo maravilloso, y a la vez cruel, de la medicina. Una historia que se mete bajo la piel.

Radiografía del deseoRadiografía del deseo

Doce mil kilómetros separan los lugares de origen de Erik y de Inés: su crianza, su idiosincrasia, su manera de ser. El deseo y la atracción se hacen inevitables en este choque de titanes y el sexo lo inundará todo, pero ¿podrá surgir algo más?
Disponible en formato digital y tapa blanda en todas las plataformas de Amazon.

 

Diagnóstico del placer

Cuando la persona que camina a tu lado sacude todos tus cimientos, solo queda una pregunta: ¿se atreverán Inés y Erik a ir más allá de su zona de confort? Una sutil aproximación al BDSM, de manera natural y realista.
Disponible en formato digital y tapa blanda en todas las plataformas de Amazon.
Puedes leer los primeros capítulos gratis en este enlace.

 

Latidos de lujuria

Descubre el desenlace de la trilogía En cuerpo y alma, ¿serán capaces Inés y Erik de vivir su particular definición del amor? Best seller en las categorías de Erótica, Romance erótico y Ficción médica, ya disponible en Amazon

“La mejor trilogía de erótica que he leído”.

“Una historia de amor MAGNÍFICA”.

 

 

¿Te atreves a compartir?
Share on Facebook
Facebook
1Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Javiera Hurtado Written by:

One Comment

  1. 1 marzo, 2018
    Reply

    ¡Hola, Mimmi! Gran iniciativa en la que participas. Yo estoy leyendo La historia de Cas (bueno, la tengo un poco en pausa por otras lecturas que tienen algo más de prioridad por ser de lecturas conjuntas) y me está gustando mucho. Coincido contigo en todo lo que has dicho de Laura. Respecto a la entrevista, igual creo que tiene razón en mucho de lo que ha dicho, sobre todo en que si escribes romántica, luego tal vez sea más difícil que quieran tomarte en serio en otros géneros (aunque eso no me afecta a mí, que escribo también fantasía y ciencia ficción. De hecho, hay gente que hasta se ha sorprendido para bien jeje).

    En fin, como coincido en mucho no es plan de decir casi lo mismo, pero con otras palabras jaja. Me voy directa a leer tu entrada del mes pasado.

    Saludos ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.